La Puerta Espiritual

Nuestros amigos

¡ Adivina quién soy !

No soy un castigo divino.
A ojos de los optimistas, soy un privilegio.
He venido a sacar lo mas profundo del sentimiento de mis padres.
Quizás no camino, Quizás no hablo.
En ocasiones puede que mi vida sea totalmente dependiente de mi familia,
pero la misión más importante que tengo es lograr que mis padres aprendan:
 
- Que dentro de nuestros cuerpecitos limitados existe un ser sin pecado,
sin
malicia, que no pide juguetes caros ni lujos, solo amor.

- A entregarse a mí, a ellos y a Dios.
- A sacar fuerza de la debilidad.
 
Con el tiempo mi familia también aprenderá que la vida es más importante
cuando es dedicada a alguien que lo necesita.
Si algún día me ausento de mi hogar, sé que seré extrañado.
La imperfección de mi exterior , es compensada con la pureza de mi interior.
Pocos son los privilegiados de convivir día a día con gente tan pura,
tan celestial.
 
En ocasiones batallaré en alimentarme, pero realmente mi alimento
esencial es el amor.
En ocasiones batallaré en moverme o desplazarme,
pero en tu corazón y en tu mente voy a donde quiero.
En ocasiones batallaré en abrir puertas de vidrio, madera o metal,
pero fácilmente abriré las puertas de tu corazón.
Algunas enfermedades estarán siempre conmigo,
pero solo la falta de amor es la enfermedad más preocupante.
 
No puedo decirte todo acerca de mí, si lo hago perderá sentido mi misión.
Por el momento solo te puedo decir que soy un ángel,
un niño diferente a los demás.
Un niño especial, tan especial como tu amor.
 
Autor : Alvaro R. Tamez Cárdenas (13-Sep-2002) ,
quién junto a su esposa Teresa Escamilla
dedican este pensamiento a su hija
Azereth Tamez Escamilla
y a los alumnos del Instituto Nuevo Amanecer.

 

 

Todo material en esta página es © por www.spiritual.dk, a menos que aclaremos lo contrario.

Todas las imágenes aquí usadas en nuestro sitio esperamos que no sean material copyright.
Si alguna imágen lo es, por favor, infórmanos que enseguida la removeremos.