La Puerta Espiritual

Kongehøjen ved Voldstedlund,
Mariager.


por Mucuy Ku
Relatos de los integrantes del grupo

2 de enero de 2005


Una vez más estamos en un lugar sagrado, en Jylland, precisamente

en Voldstedlund, a aproximadamente 75 km de Århus.

Hace mucho frio y el tiempo está inestable, lloviendo de a ratos.




Somos un grupo grande hoy:

Juana, Melina, Noelia, Yanina, Paula, Torben (danés) y yo, Mucuy Ku


A la llegada, hicimos una pequeña ceremonia de apertura,

saludando a los 4 elementos, a los 4 rumbos, a la tierra, a la jerarquía espiritual,

y a nuestro Ser Espiritual.

Solicitamos permiso para poder anclar las nuevas energías en el lugar.

El trabajo no fue fácil, porque las energías de este sitio eran realmente

muy densas, pero finalmente pudimos cumplir nuestro cometido.

Nos centramos en nuestro Ahora, hicimos la apertura

de los 7 sellos y anclamos las nuevas energías para que la vieja energía

bloqueada, sea transformada y quede a disposición del ahora como

energía útil para la elevación de la conciencia planetaria.

A continuación podrán leer los relatos de algunos integrantes del grupo.


Juana

Llegamos a Kongehøjen situado en Voldstedlund.

Es una construcción en forma rectangular con dos entradas situadas en el mismo lado, una continua a la otra.








La felicidad me embargaba, me sentía bien.

Comencé a caminar alrededor de la estructura deteniéndome casi en  todas las piedras

que se encuentran alrededor sosteniendo la construcción. Sin contacto físico con las piedras

pude corroborar que sólo dos piedras cargaban con la enegía de este monumento,

mientras que el resto de ellas no presentaban actividad energética.

Las piedras mencionadas anteriormente son:

• la 4ta. piedra de derecha a izquierda en el muro paralelo al camino principal.






• otra que se encuentra del lado opuesto y es la tercera de derecha a izquierda.



Ambas presentaban una gran grieta y su forma no era particularmente interesante.

Luego entramos a la primera cámara en donde el pasillo era corto

y la misma de un tamaño mediano.




A oscuras y con fuerte olor a humedad o hojas que se descomponen por el paso del tiempo,

tomamos nuestros lugares. Yo me ubiqué enfrente de la entrada.

Continuaba sintiendo alegría y mucha paz. No veía nada y no sentía frío.

Sentía el llanto de una mujer muy muy leve.

Sentía la necesidad de crear amor en el ambiente y me concentré en ello.

Fuera oía el paso de un ejército marchando. Cerré los ojos

y se formaron ante mis ojos hilos de luz en las uniones de las piedras que componían

los muros y techo de esta cámara.

Delante mío se presentó un caballero vestido de marrón 

dandóme instrucciones para la entrada de la segunda cámara.

La única vez que ví su figura fue cuando entró a la cámara luego sólo sentí su presencia.

Las indicaciones fueron:

En la entrada del túnel en la segunda cámara debía arrodillarme,

abrir mis brazos hacia el interior de la misma y decir: "ten ten salamááá", sólo una vez.

Así lo hice cuando estábamos a la entrada de la segunda cámara.




Al terminar de decir estas palabras me atravesó una ráfaga de viento.

No me hizo daño ni me dió disgusto el efecto.

Había sido un alma, un noble en su tiempo, que mediante engaño había sido

conducido a esta cámara, quedando prisionero.

Las palabras mencionadas era el pacto que este ser

exigía antes de que entraramos a la cámara, primero saldría libre

o nos haría pasar por una mala experiencia.

Ya en la segunda cámara, después de atravesar el largo y estrecho túnel,



tomé lugar enfrente de la entrada. Se sentía que el olor a humedad era muchísmo 

mas fuerte que en la cámara anterior y la misma era también mas pequeña.

Continuando con mi cometido de producir paz y amor, abrí mis manos hacia arriba

de donde fluyó luz blanca la cual chocó contra el techo y rebotó a su vez contra las paredes,

terminando en el suelo. El resultado de esta luz fue un triángulo dentro de un rombo.

Un espiral comenzó a formarse en el suelo, girando en dirección contraria al reloj. 

Un metro antes de la entrada/salida de la cámara, salieron del espiral

cuerpos en posición de reposo con ambos brazos cruzados en el pecho.

Todos hombres vestidos con exquisitos trajes vikingos, letando sobre sus espaldas 

se dirigieron hacia la salida.

Melina se sintió atraída hacia el espiral en todo momento, y sin poder expresarlo con palabras

le envíaba mi mensaje a través del pensamiento:

" no sigas el espiral , vos pertenecés al presente. No te vayas,quedáte."

A partir de entonces sentí frío por primera vez desde que habíamos llegado al lugar.  



 

Melina:


Saludos a todos los que en este momento estan compartiendo con nosotros esta historia.

Voy a tratar de ser ordenada en el relato.

En lo personal tuve una mezcla de sentimientos, y como ustedes saben los sentimientos

no se pueden explicar, solo tratar de describir.

Espero se puedan transportar a lo que fue nuestra experiencia y revivirla con cada relato,

porque vale la pena.

Cuando llegamos al lugar yo me sentia muy bien, pero al empezar a recorrerlo

una mezcla de sentimientos me invadió.

Al pasar enfrente de la primera entrada senti (tal como otros miembros del grupo)

un escalofrio pero no sabía muy bien que era.

Me pare delante de cada una de las 3 piedras grandes que estaban al final del dolmen


y sentí que debía tocar con ambas manos una de ellas, me acerque, la toque y apoye mi frente en ella,



solo pude estar en esa posición unos minutos,

porque después sentí como una especie de rechazo.

Luego me paré entre los dos primeros y tercer àrbol,

en ese lugar había mas piedras ubicadas en el suelo y levanté mis brazos.

En otro tiempo los sacerdotes se paraban en ese lugar para dirigir laceremonia.




Cuando terminé de recorrer el lugar me paré delante de la primer entrada con la intención de entrar,

pero no pude hacerlo, tuve que retroceder.

Lo volví a intentar pero esta vez pedí permiso para poder entrar y tampoco pude.

No era que no me dejaban entrar, era que yo no podía hacerlo.

Vvolví a intentarlo y tampoco pude, lo único que logré fue sentir más y más miedo con cada nuevo intento.

Para ese entonces, ya todos mis compañeros estaban listos para entrar a la primera cámara.

Decidí que entraría porque sientiéndome acompañada pensé que el miedo iba a desparecer.

Cuando empecé a atravezar la entrada detrás de Mucuy Ku me sentia bien,

pero cuando nos internamos en ella, el miedo empezó a crecer hasta sentir que

no tenía control de mi misma, temblé y lloré hasta que al fin logré entrar a la cámara.

En ese momento creo que hice como una desconexión con el lugar

porque todo el miedo y lo que sentía hasta ese momento desapareció

y empecé a hablar como si nada sucediese.

En el mismo momento en que nos sentamos y empecé a conectarme con el lugar,

el miedo volvió.

No era solo miedo sino angustia, mezclada con una sensación de pesadez.

Comenzamos a abrir los sellos, los maestros empezaron a iluminar el lugar, yo los veía,

veía su luz pero no podía sentirla, había algo oscuro , una energia negativa

a la que todavía me sentía atada. En ese momento veo a un hombre

que estaba acostado en en la camara y que se depierta de repente,en la oscuridad,

solo, temblando de miedo y me agarra la mano, el no entendía qué pasaba.

Todos los miembros del grupo empezamos a mandar luz y energía hacia ese lugar

y la imagen del hombre desapareciò.

Después de ello, me sentí mucho mejor y ya pude sentir la luz.

Cuando tuvimos que cruzar la entrada nuevamente para salir no sentí miedo ni angustia,

era evidente que las nuevas energias ya se habían anclado en el lugar.

Lo que pasó en la segunda cámara fue totalmente distinto.

Entré sin ningún problema depués que Juana hiciera lo que

sus guías le habían dicho.

Me sentí bien en el lugar pero percibía un olor muy raro.

Después de una respiración profunda desapareció.

Cuando se abrieron los sellos me sentí bien, y fue bastante confuso

porque en un momento me elevé y no recuerdo mucho, sólo que mi respiración

era muy muy lenta y superficial, cosa que percibí cuando me empezaron a llamar y volví

a mi cuerpo.

Cuando escuché mi nombre la segunda vez, empecé a sentir cosquillas como que

“estaba otra vez en casa”.

El final del anclaje en la segunda cámara fue muy lindo, porque vi a Yoshua

al lado de Mucuy Ku y hablé en ella.

Apenas lo ví , sentí que un amor infinito me invadía y empecé a sonreir.

Nos dijo que podíamos ir en paz, que el trabajo se había realizado con éxito.

Que se nos amaba infinitamente y que nos agradecía por estar allí.

Cuando salimos de la cámar y respiré nuevamente aire fresco,

vi la luz del sol y sentí el viento en mi cara, mi felicidad fue infinita

y le agradecí a Gaia y Dios por permitirme estar aquí.



Noelia

Al principio cuando llegamos me acerqué al lugar para ver cómo era

(ésto sin haber pedido permiso). 

 La entrada de la segunda camara me dió miedo y escalofrios. Cuando empezamos a recorrer

cada uno por su lado (luego de haber pedido permiso ), sentí una enorme tristeza y lágrimas

cuando estaba parada por encima de la primera cámara.  



Aquí vi una mujer que lloraba desconsoladamente, que corría de aquí para allá

y cuando la rodearon las luces se calmó. Esta mujer también fue vista por

Mucuy Ku, corroborando la situación.


Cuando llegué a la altura de la segunda, fue como que no podía estar parada derecha,

había algo que me tumbaba hacia el lado de la entrada de la 2da camara (esto pasó 3 veces).  

  Sentí también una gran cantidad de energia en las dos piedras grandes

de uno de los costados de las cámaras. 

 Se veían muy pocas luces en los alrededores, muy dispersas.
 
Cuando entramos a la primera cámara, sentía el aire pesado,

muy densa la atmósfera, intranquila.

Vi muchísimas luces que luego se acomodaron detrás de todos nosotros.

También divisé una pirámide de luz plateada enfrente mío.

Algo me dijo que había que ir a la segunda cámara, pero que no iba a ser facil.

En realidad lo hubiera sido quizás si no se hubiera hecho lo que Juana hizo

previas instrucciones de sus guías y el ser que allí estaba.

Pero como se respetó las palabras sagradas, que fueron pronunciadas,

entonces todo resultó mas fácil en esta cámara.

Por ello es que cuando entramos, no sení la misma "densidad " que en la anterior,

estaba más en paz . Víi luces que entraron, diero una vuelta y se fueron.

También divisé una espiral de luz dorada desde el centro de la cámara

y pétalos de flores que caían en la entrada.
 

Yanina


Al llegar al lugar, dí la vuelta alrededor de las cámaras y 3 árboles y 2 grandes piedras me

llamaron mucho la atención y en ese sitio tuve escalofríos y sentimiento

de tristeza las dos veces que pasé por ahí.

En esos árboles habían colgado a gente.



En la primera cámara había una atmósfera muy pesada. Pude percibir una energía

muy negativa del lado donde yo estaba.

En un momento comencé a temblar muchísimo, pero por dentro tenía calor, y

así estuve temblando todo el tiempo, algunas veces más fuerte que otras

hasta que entramos en la segunda cámara.

Como la vez anterior, siento que cuando exalo el aire que respiro,

libero la energía negativa que se encuentra en el sitio.

Cuando Mucuy Ku me pidió que visualice los 3 árboles,

pude ver cómo las figuras que estaban colgadas de ellos, se liberaban y se iban.


Cuando entré a la segunda cámara, la atmósfera era muy tranquila y

hasta era agradable estar dentro. Mi cuerpo dejó de temblar.

Pude ver como un rayo de luz blanco espiralado, que iba desde el centro de

la ronda que formamos hacia arriba.

En ése momento le toqué el brazo a Noelia, sentada a mi izquierda.

Ella después contó que vió un rayo de luz dorada en el centro de la ronda.

Coicidió con el momento en que le toqué el brazo.

También ví una figura blanca femenina que nos dió un abrazo a cada uno.

Ya fuera del megalito y concluído el trabajo, uno tiene un sentimiento de

paz y tranquilidad.



Torben

 

En la primera cámara me encontraba yo sentado mientras respiraba profundamente,

sentí todo el tiempo que temblaba interiormente como que una gran cantidad

de energía circulaba a través de mi.

Por momentos, sentí escalofríos y lagrimas corrían

por mis mejillas. Tenía un sentimiento de dolor y tristeza.

Luego de finalizar el trabajo en la primera cámara sentí una linda tranquilidad.

En la segunda cámara, sentí por momentos una muy densa energía, también angustia.

También un olor a personas, sudor de angustia, quizás.

Mi pierna derecha y un poco la izquierda, se durmieron por momentos,

aún cuando estaba sentado en buena posición.

Cuando dejamos atrás esta cámara, había una atmosfera de tranquilidad.

Concluído el trabajo, había dejado de llover y había salido el sol,

y todo se sentía claro y bien.

 

Paula

Sintió la presencia femenina de la vírgen María en muchos momentos del trabajo.

A continuación, fotos del grupo de trabajo:

 

De izq. a derecha: Torben, Juana, Paula, Noelia, Yanina y Melina

 


Torben, Juana, Mucuy Ku, Noelia, Yanina y Melina


GRACIAS A TODOS!!

 

 

 

Todo material en esta página es © por www.spiritual.dk, a menos que aclaremos lo contrario.

Todas las imágenes aquí usadas en nuestro sitio esperamos que no sean material copyright. Si alguna imágen lo es, por favor, infórmanos que enseguida la removeremos.